| ARTES VISUALES

Cañuelas renovó su fe en la Virgen

Con menos fieles que en años anteriores se realizó la procesión de las fiestas patronales. El obispo se refirió al crimen de los hermanos Massa. La intendenta y su esposo se fueron a mitad de la ceremonia para participar en un acto del Mercado Central.

A pesar del día soleado que invitaba a pasar la jornada al aire libre, la procesión realizada con motivo de las fiestas patronales no tuvo la presencia multitudinaria de años anteriores.

Apenas dos cuadras y media de fieles acompañaron la imagen de la Virgen a lo largo de las calles Del Carmen, Juárez, Basavilbaso, San Vicente y Del Carmen, con un recorrido de 2,5 kilómetros.

Encabezaron la marcha el padre Mario Slongo, el obispo Juan Horacio Suárez, la intendenta Marisa Fassi y el ministro de Asuntos Agrarios, Gustavo Arrieta.

Cuando la columna transitaba frente al Jardín La Sagrada Familia, en la mitad de su recorrido, un auto oficial recogió al ministro y a su esposa, quienes se dirigieron a un acto en el Mercado Central, según informó el padre Mario.

Posteriormente, en su mensaje a la feligresía, el obispo recordó especialmente a los hermanos Marcelo y Leonardo Massa, asesinados el 1 de julio pasado durante un asalto en el Supermercado Doña Rosa.

“Quiero presentar mi saludo y afecto y la seguridad de mi oración a los padres y familiares de Marcelo y Leonardo”, indicó Suárez.

Luego apuntó: “A ustedes y a mí nos duele porque toda muerte injusta es abominable para Dios y horrenda para la conciencia humana. En el día de su fiesta, pidámosle a María, conocedora de dolores, que nos haga fuertes en la fe, para seguir defendiendo la vida, don precioso de Dios al hombre”.

En los árboles de la plaza, frente al templo parroquial, se destacaban los afiches con los rostros de Marcelo y Leonardo. Sobre la vereda, algunas velas seguían encendidas como símbolo de la memoria que no se extingue y que sigue reclamando justicia.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores