| CULTURA Y EVENTOS

María Lydia Torti presenta sus Poemas del desamor

La prolífica autora dará a conocer su poemario durante un encuentro en el Concejo Deliberante, este viernes 31 de marzo a las 19.30. Participará el grupo teatral "Las partes de un todo".

Autora de más de 15 textos de cuentos, poesía y poesía infantil, María Lydia Torti presentará este viernes su último libro "Pomas del desamor" (Tahiel Ediciones), un compendio de versos escritos en distintas etapas de su vida pero que tienen como hilo conductor la dulce presencia del amor o su dolorosa ausencia.

La presentación se realizará a las 19.30 en el Salón del Honorable Concejo Deliberante (Mozotegui y Rivadavia), con el acompañamiento de la puesta "Teatriando poemas" a cargo de Daniel Gutiérrez y su grupo "Las Partes de un todo": Ana Belén Capistrano, Marco Piray, Yoyi Pelorosso, Verónica Abdo y Analía Cartasegna, con escenografía de Gladys Mondino; canciones de Sandra Cherutti; y locución a cargo de Natalia Raigorodsky.

Habrá un panel que hablará sobre la obra, integrado por Osvaldo Fernández, Esther Pallero y Jorge Claudio Morhain. Auspician: Municipalidad de Cañuelas e Instituto Cultural.

María Lydia Torti es profesora de Letras jubilada, poetisa, cuentista, narradora, fundadora del café literario "La Galería", ex subsecretaria de Cultura y ex directora de la Biblioteca Domingo F. Sarmiento.

OLVIDÉ DECIRTE...

Olvidé decirte que tengo el corazón en grito.
Olvidé en la rutina, tu plumaje.
Olvidé que en otoño los días crecen tristes
y cae el reloj de arena del cansancio.
Olvidé de contarte cómo una hoja
deshojó mi mano y mi ojo manso.
Olvidé mi culpa encanecida rodando
tu huella desvariada.
Olvidé guardar entre las sábanas
el temblor de tu cuerpo estremecido
y los límites de tus dedos en mi alma.
Si ti, el sol de la casa parecía vacío
y hasta olvidé caminar las rutas hechizadas.
Olvidé las invictas alegrías del domingo;
con el rito del té, la flauta
y el manojo de salvias.
Sin embargo,
no olvidé y me pesa
la memoria quemante de tu abrazo.
Pero es tarde.
Si me escuchas, haz un gesto llamándome
en el Ángelus
y mi muerte será menos muerte
con tu perdón creciéndome en las alas.

María Lydia Torti.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores