| INFORMACIÓN GENERAL

ACUMAR realizó nuevas clausuras en Cañuelas

El organismo inspeccionó lavaderos y establecimientos industriales cercanos a los arroyos Cebey y La Montañeta, donde encontró irregularidades. Hace menos de un mes había clausurado un sector de la Sociedad Rural.

Inspección y clausura en un lavadero.

El pasado viernes 1 de septiembre la Dirección de Fiscalización y Adecuación Ambiental de Acumar realizó una serie de inspecciones en la ciudad de Cañuelas, apenas veinte días después de la clausura de un lavadero de camiones y un corral en el predio de la Sociedad Rural.

Este segundo operativo -realizado en conjunto con agentes de la Policía Ecológica de la Provincia de Buenos  Aires y de AYSA -se concentró en lavaderos y empresas situadas en cercanías de los arroyos La Montañeta y Cebey, los primeros cursos de agua que alimentan la gigantesca cuenca Matanza-Riachuelo.

La primera inspección se realizó en un lavadero de vehículos en la zona de calle Pellegrini donde se encontraron importantes falencias en el sistema de tratamiento de efluentes, a lo que se sumó la ausencia de documentación habilitante para operar. Durante la recorrida por el establecimiento, los inspectores de ACUMAR detectaron la presencia de precintos de SENASA, con lo que se estima que además del lavado de vehículos de pequeño porte y camiones comerciales, este lavadero también operaba con camiones de hacienda, lo que hace aún más grave la falta de un sistema adecuado de efluentes. Por estas razones, el equipo de fiscalización resolvió la clausura total del lavadero y la intimación para regularizar su situación frente al organismo.

 

 

Luego, parte del equipo se dirigió a un establecimiento de logística y guardería de camiones en el que encontró un lavadero no declarado, con tareas de mecánica ligera que no contaban con sistemas adecuados de tratamiento y circulación de efluentes, a lo que se sumó el hallazgo de residuos especiales sin declarar. Ante este panorama, la cuadrilla que integra la Patrulla Ambiental de ACUMAR declaró la clausura parcial del lugar, prohibió la operación de lavado y mecánica, y suspendió el acopio de residuos especiales, dejando habilitado el sector de guardería de camiones. 

Además, intimó a la firma responsable para que presente la documentación reglamentaria para el tratamiento de los residuos especiales hallados, como así también presente un plan de adecuación para las instalaciones del lavadero. El operativo también recorrió una guardería de camiones sépticos, en el que se labró una intimación para presentar documentación que al momento de la inspección no se encontraba disponible.

La cuadrilla inspeccionó también una planta avícola denominada Frigorífico Cañuelas, donde se identificaron vuelcos de pluviales sin el debido control, con arrastre de efluentes provenientes de lavado y de áreas de producción. Ante esto, se tomaron muestras de los efluentes vertidos en los arroyos aledaños y se intimó a la firma a realizar los trabajos necesarios para adecuar su tratamiento de efluentes.

Al respecto Miguel Sainz, coordinador de Fiscalización de Acumar, señaló: "Aquí no es la primera vez que venimos, es un establecimiento que ha mostrado buena voluntad aunque aún quedan muchas mejoras por hacer en la planta de tratamiento, por eso los hemos intimado en un plazo de 10 días para regularizar la situación". 

Según el coordinador de Fiscalización "las tomas de muestra hechas con anterioridad fluctúan en el límite de lo permitido, a veces afuera a veces dentro de parámetro, pero justo es decir que se trata de una empresa que viene trabajando para adecuarse a la norma".

 

 

La jornada de relevamientos culminó en las instalaciones de una estación de servicio sobre la ruta 205 en cuyo predio funciona también una parrilla y local gastronómico. Allí los inspectores detectaron que tanto los efluentes del restaurante como los de la estación de servicio se unificaban y eran tratados en una pequeña planta que también funciona en el predio. Lo que se resolvió allí fue la toma de muestras para conocer con exactitud cómo funciona y poder resolver las acciones a tomar.

En un lavadero de autos y camiones aledaño a la parrilla también se realizó, en días previos, una clausura de vuelco y se lo intimó a disponer los barros y líquidos alojados en una cámara de acopio.

"Continuamos realizando estos relevamientos en Cañuelas que es la zona de mayor relevancia industrial de la Cuenca Alta, y lamentablemente seguimos encontrando muchas irregularidades, falta de compromiso de los establecimientos con el ambiente pero sobre todo con la comunidad. Hoy nos toca ver cómo muchos de los lugares que visitamos están arrojando sus efluentes sin ningún tipo de tratamiento directo a este arroyo que es una de las nacientes del río Matanza Riachuelo" concluyó Sainz.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores