| LITERATURA

Juan Manuel Rizzi

Escritor residente en Cañuelas, nacido en 1978. Estudia filosofía en la UBA y escribe en el semanario local La Información.

Realizó un taller literario con el sacerdote y poeta Hugo Mujica. En 2005 publicó en forma artesanal su primer libro, "Diario de ida", con poemas producidos desde el 2001.

En la actualidad se encuentra trabajando en una investigación sobre el poeta cañuelense de la generación del ´40, Guillermo Etchebehere.

Aquí reproducimos dos poemas editados en la antología "El decir textual 2008" por la Editorial De Los Cuatro Vientos y "La Paz", poema inédito de la serie "Bolivia" escrito durante un viaje al país andino.



SON IDO

He estado confundido, pisando nombres gestos antiguos.
De subir tan alto, aquí conmigo, una presencia un despertar amigo.

Soy el mismo, pero expulsado: nacido.

Reside la inocencia en lo que digo.

Abre, la luz tiene su nido.

El sonido empuja los lugares adormecidos;
oreja, ojos, rodillas, ombligo
sexo envuelto,
mil vueltas de presencias...
en torbellino.



EL ABRAZO LA MÚSICA

I

La música precisa de reglas fijas, no el abrazo
donde caigo después de haber oído tanto.

La música recrea los ojos en varios trazos,
con un dolor que no se extiende.

En el abrazo, el dolor da calor a otros brazos,
y el número llega tan lejos
que adentro es más adentro,
y todo obra, el otro viene...

Lo afirma la música que se me pierde;
en la cima de la música todo busca un abrazo.

II

hay que escuchar que dos notas separadas dan un tono,
hay que escuchar todo, y de eso estoy cansado
simplemente encontrar una nota, y dejarla caer
cualquier sonido puede ser
del diapasón

Corazón, lo que te tocó no aparece;
puede ser él.
un silencio más y será nuestro
pero falta decisión, un dolor musical
un oído local; que no poseo

Corazón, cambiemos de instrumento.



LA PAZ


intento estar despierto
que los ojos se cierren en ojos,
que retorne el aire a mis pulmones,
como a un desierto

pensarse uno mismo puede ser
un bocado
un desprendimiento

intento que al relajar los miembros
regresen los sentidos

la nada elemental,
los residuos

que al cerrar los ojos
se hagan carne en otros,
mirando lo mismo.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores