| LITERATURA

Tomás Riva

Docente y poeta cañuelense. Fue subsecretario municipal de Cultura en dos gestiones.

Publicó "Las Puertas" (1985); "Las lunas" (1986); "Las albas" (1987); Los viernes blancos y el lebrel de la luna" (1989); "El huevo verde en los jardines de marzo" (1990); "El día de sol en las mañanas de octubre" (1991); "Las sobremesas del octavo fuego" (1992); y "El extranjero de las manos azules a la hora de los parques de Dios" (1998).

Es socio de la SADE y de Gente de Letras.



PUERTO LIBRE

Mi puerto libre es éste
la palabra
el espacio que crece
y se sustancia
el vuelo en derredor del infinito
el tiempo
que se evade
y que me manda!

Este es mi puerto libre
porque -acaso-
me encuentre con mi alma
con lo desconocido
con lo etéreo
con ese mar abierto que me llama

Tal vez mi puerto libre desentrañe
esa avidez que escondo
entre mis ansias

Puerto libre es saber
que te he tenido
en el momento exacto
-ahí-
sobre la página
y el tacto

Mi puerto libre es cada vez más grande
tiene la vastedad
de lo que nadie
puede medir
su ala

Yo soy mi puerto libre
-soy el fundante-

Todo se corrobora en la palabra
cada barco que me fondeó
y se aleja

Cada habitante -mío-
cada paso
me habrá dejado algo

Puerto libre en mis venas esta tarde
puerto libre en mis ganas de nombrate

Puerto libre continente que abraza
desde cada rincón
y cada instante

Mi puerto libre es éste: la palabra
que me permite ser
y desnudarme.

De: "Hay una extraña paz en los jardines"
Primer premio en el certamen internacional "Julia Prilutzky Farny" 1999, otorgado por la editorial Prueba de Galera.

Comentarios de los lectores