| POLICIALES

Asaltan y golpean a una pareja de ancianos

Dos delincuentes los atacaron en su casa ubicada frente a la Escuela 27. La mujer se encuentra en tratamiento de quimioterapia. Indignación de familiares y vecinos por la demora de la policía, que envió un patrullero desde Uribelarrea.

La cuadra del asalto, frente a la Escuela 27.

Un asalto ocurrido el sábado contra una pareja de ancianos causó honda indignación entre familiares y vecinos, no sólo porque la mujer víctima del hecho se encuentra enferma de cáncer y en tratamiento de quimioterapia sino porque la policía tardó media hora en llegar y envió un patrullero desde Uribelarrea, a pesar de que los vecinos, que escucharon ruidos sospechosos, llamaron a la comisaría y al 911 cuando los delincuentes aún estaban dentro de la casa.

El hecho ocurrió el sábado a las 14.30 en la vivienda de Marta Quíquerez y Roberto Mensi, en la calle Vélez Sársfield casi esquina Moreno, frente la Escuela 27. En las inmediaciones hubo varios asaltos violentos en las últimas semanas, el último de ellos en perjuicio del matrimonio López-Cajaraville.

A la hora señalada un joven golpeó a la puerta. A pesar de las advertencias de Marta, Roberto abrió confiado. El extraño les preguntó por una casa que tienen en alquiler en Alejandro Petión, lo que indica que llegaron con información muy precisa. Roberto le explicó que la vivienda estaba en proceso de refacción y que se alquilaba a través de una inmobiliaria, que no con él con quien tenían que negociar la renta. En medio de la conversación apareció un encapuchado que lo empujó hacia el interior.

Comenzó así una violenta secuencia contra el matrimonio mayor y contra la hermana de Marta, que se encontraba de visita. Los delincuentes los encerraron en una habitación mientras Roberto era obligado a tirarse al piso con amenazas de matarlo. Asustada, Marta golpeó contra la pared que da al vecino y comenzó a gritar. Los vecinos escucharon y de inmediato llamaron al 911; también a la comisaría. 

En medio del griterío uno de los malvivientes le quitó el gorro a la mujer (que se encuentra sin cabello) y le clavó las puntas de una tijera en el cráneo. Más tarde recibió dos puntos de sutura en la herida.

En pleno asalto sonó el teléfono. Era la hija del matrimonio que llamaba, como lo hace con frecuencia, para saber cómo estaban. Ante la chapucería de los delincuentes Roberto alcanzó a levantar el tubo y le dijo a su hija que los estaban asaltando. La mujer intentó comunicarse con la Comisaría, pero nadie atendió. Su esposo, el abogado Mariano Scrochi, salió de inmediato hacia la casa de sus suegros y tampoco logró comunicarse. Al salir del barrio Altos del Carmen le pidió al personal de seguridad que llamaran a la sede policial. El jefe de seguridad insistió varias veces pero tampoco logró que lo atendieran.

Camino a la calle Vélez Sársfield Scrochi se cruzó con una chica de la Policía Local, a quien le dio aviso del asalto. 

Cuando el abogado llegó a la casa de sus suegros, los delincuentes habían escapado. Se llevaron un anillo y alrededor de mil pesos. Un vecino vio que salían caminando tranquilamente, atravesaron la escalera de la Escuela 27 y se fueron por la calle Moreno.

A los 10 minutos apareció un patrullero. Los policías fueron recibidos con recriminaciones e insultos por parte de vecinos y familiares de las víctimas. 

"Me dijeron que habían tardado porque estaban en Uribelarrea. Yo no salía de mi asombro. Les dije que eran unos inútiles, que los vecinos les habían avisado estando los chorros adentro y que los podrían haber agarrado. Les pedí que se fueran, porque estábamos todos nerviosos y que en ese momento ya no servía para nada que estuvieran allí" relató Scrochi a InfoCañuelas.

Más tarde se hizo presente un subcomisario que otra vez intentó explicar lo inexplicable.

"Los delincuentes que hicieron esto son unos miserables porque atacaron a dos personas mayores, con mi suegra muy enferma. Pero lo más triste es la inercia policial. Tardaron como media hora en venir. Y un radio de pocas cuadras hemos tenido varios asaltos violentos, pero no agarraron a ninguno", concluyó Scrochi.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores