| VARIEDADES

Lácteos Mayol, 80 años produciendo calidad

La pyme familiar radicada en Gobernador Udaondo y reconocida por su dulce de leche cumplió ocho décadas de actividad. Conducida por la cuarta generación, se prepara para exportar dulce y muzzarella a Brasil.

Fundada el 12 de octubre de 1936 en Gobernador Udaondo, partido de Cañuelas, la pyme Lácteos Mayol cumplió hoy 80 años de vida.

A principios del siglo XX en la zona rural de Cañuelas cercana a Brandsen, San Vicente y San Miguel del Monte existía una gran cantidad de tambos que debían trasladar su producción de leche a grandes distancias, ya que no había usinas que recibieran esa materia prima.

Fue así que don Ernesto Mayol y su esposa, doña Luisa Maunás, fundaron la primitiva fábrica con una fiesta que duró cuatro días.

Integrantes de la tercera y cuarta generación de los Mayol hablaron con InfoCañuelas sobre este aniversario que los encuentra frente a los típicos desafíos de las pymes: la competitividad respecto de las grandes industrias y los altos costos de producción, a lo que se suma, puntualmente en Cañuelas, el mal estado de los accesos.


Luisa Maunás y Ernesto Mayol, los fundadores.

-¿Cómo fueron los comienzos de la empresa Mayol y qué productos se fueron incorporando con el tiempo?
-En sus comienzos la fábrica producía caseína y crema, que se vendía a la exportadora Crawford Keen. Con la declaración de la Segunda Guerra Mundial se vendió leche cruda a La Finaco, fábrica de leche y huevo en polvo. Varios años después, comenzó a elaborar quesos que se vendían a distintos compradores de la provincia de Buenos Aires. Y a finales de la década del 80 se incorporó la elaboración de dulce de leche.

-¿Cuáles consideran que son los productos que más los caracterizan? 
-Si bien elaboramos y comercializamos diferentes tipos de quesos nuestro producto con mayor demanda e impulso es el dulce de leche, en todas sus versiones: Familiar, Repostero, Alfajorero, Heladero y con Chocolate. Asimismo, trabajamos cada día para que cada uno de nuestros producto sea reconocido por su calidad.

-¿Cuál es el volumen de producción y área de distribución?
-En la actualidad la empresa no es ajena a la crisis del sector lácteo, especialmente de los productores de materia prima (los tamberos) con lo cual este año se ha visto significativamente afectado el volumen de producción. No obstante ello estamos trabajando para sumar nuevos productores tamberos a nuestra industria. 
En la actualidad el área de distribución se concentra en las localidades de Cañuelas, Monte, Brandsen, Las Flores, General Belgrano y algunos distribuidores mayoristas en Capital y Gran Buenos Aires.

-¿Cuál es el secreto para lograr una permanencia de tantos años con una tendencia al crecimiento? 
-El secreto (que ya no es un secreto en el ámbito de las pymes nacionales) es, además de trabajar mucho como lo hicieron los abuelos y bisabuelos, y tener objetivos claros, una excelente comunicación y capacitación permanente de todo el capital humano involucrado. Como familia empresaria estamos trabajando en instrumentos que hagan sólida esta continuidad familiar.


Panorámica de la fábrica en la zona rural de Udaondo.

-Cuando Mayol comenzó en los albores del siglo pasado Cañuelas era una importante cuenca lechera, pero hoy ya no lo es. ¿Cómo logran abastecerse de leche? 
-Nuestra empresa cuenta con tambos propios con lo que cubre el 50 % de su volumen actual de procesamiento y el resto es adquirido en tambos de la zona. Hoy por hoy nuestra mayor dificultad para abastecer la planta son los caminos de acceso a la misma; no tanto la falta de productores. Contamos con un acceso de 10 kilómetros de camino de tierra sin mantenimiento alguno por las autoridades correspondientes, lo que en épocas invernales y de mucha lluvia entorpece y encarece enormemente nuestra actividad. 
El trabajo diario en las empresas lácteas se vuelve muy duro, sobre todo cuando las condiciones climáticas son desfavorables. En época de lluvias, los caminos se vuelven casi intransitables y muchas veces se hace muy difícil poder seguir adelante.

-Mayol ha recibido muchos premios, especialmente por su dulce de leche. ¿Cuál de estos premios ha sido más satisfactorio para ustedes? 
-Cada reconocimiento es un mimo al alma de todos los que trabajamos acá y en especial para nuestro maestro dulcero.

-Estos premios, como los de Mercoláctea y la Fiesta del Dulce de Leche de Cañuelas, ¿les han servido para extender la popularidad de la marca? 
-Sin duda, el reconocimiento masivo de un producto artesanal es un aval público muy valioso.

¿La receta del dulce Mayol proviene de los fundadores o la han ido aggiornando a los tiempos? ¿Tiene algún secreto que lo diferencia de otros dulces del mercado? 
Nuestra empresa elabora dulce de leche desde fines de la década de los 80. 
Nuestro principal “secreto” es que no utilizamos aromatizantes artificiales de ningún tipo, por eso nuestro producto tiene un sabor especial, muy natural. 

-Hay una tendencia a innovar en el mercado del dulce de leche. Han surgido algunos saborizados y aparecen variedades light o hasta elaboradas a partir de miel. ¿Mayol está experimentando en ese sentido? 
-Nuestro producto más audaz y pionero en este rubro es el dulce de leche con chocolate, que viene en presentaciones de 500g, en pote de cartón.

-En algún momento iniciaron tramitaciones para exportar. ¿Cómo está ese proceso hoy? 
-La empresa aún no ha experimentado en el mercado externo pero se está preparando para ello y ha tenido contactos con potenciales clientes del vecino país de Brasil quiénes se han quedado maravillados con nuestro dulce de leche y nuestra muzzarella. 

-¿Cuáles son los desafíos que afrontan las pymes lácteas hoy y en el mediano plazo?
-Uno de los grande desafíos es lograr competitividad (respecto a las grandes industrias) tanto en el mercado interno como en el mercado externo, hoy dificultada por la necesidad de incorporación de tecnología y los altos costos de mano de obra.

-A partir del libro "La comida en la historia argentina" publicado recientemente por Daniel Balmaceda se reavivó el debate sobre el origen del dulce de leche, atribuido a Cañuelas. Según Balmaceda, tiene un origen mucho más antiguo y universal. ¿Cuál es su postura al respecto? 
-Lo interesante de estos debates es que existan y que alimenten, valga la redundancia, las fantasías de lo que a cada consumidor le hubiera gustado más.
La investigación de Balmaceda es valiosísima y muy interesante. A nosotros nos gusta creer que el origen fue de casualidad, en nuestras tierras y en las manos de una mujer trabajadora que con su trabajo alimentaba a su familia. Como lo hicieron y hacen la mujeres de nuestra familia, y cada una de las mujeres que trabaja en nuestra empresa.

INFOCAÑUELAS

 

Comentarios de los lectores