| INFORMACIÓN GENERAL

Gobernador Udaondo, campo campo

Quienes deseen conocer un pueblo en pleno entorno rural tiene la opción de Gobernador Udaondo, una localidad cañuelense casi en el límite con San Miguel del Monte.

Gobernador Udaondo es un pequeño poblado del partido de Cañuelas, ubicado en medio de un entorno rural, ideal para conocer y disfrutar de la tranquilidad del campo.

A Udaondo se puede llegar por la ruta 215 (ir hasta Monte, tomar la ruta 41 y luego la 215) o bien por camino de tierra. En este caso hay que tomar el camino que parte a la altura del km. 72 de la ruta 3, hasta la ruta provincia N° 16 también de tierra. El recorrido es de 28 km. desde Cañuelas.

Después de tanta planicie, el recorrido por tierra guarda una sorpresa para los viajeros. El edificio del viejo almacén La Fortuna aún se mantiene en pie en medio de una arboleda centenaria. El rosado de sus paredes destaca su estructura entre los ocres y verdes que pintan el resto del paisaje.

En la ochava se puede leer su fecha de construcción, 1935. Allí se detenían los carruajes provenientes de los parajes más distantes para hacer las compras. Como en todo almacén de rubro general, había de todo, desde un clavo hasta un vestido de dama. Pero además, en su patio interno se realizaban bailes a los que concurrían familias enteras.

LA VIEJA ESTACION
Roberto González llegó a Udaondo el 24 de mayo de 1961. Por ese entonces sería el jefe de la estación de una zona ganadera y tambera que prometía un gran crecimiento. Pero siete años más tarde, en 1968, oficialmente dejó de funcionar la estación del tren.

Cuando ya no se escucharon más los silbatos de los trenes de trocha angosta -cargueros y de pasajeros- Roberto González decidió comprar el edificio de la estación para convertirlo en su hogar.

Conservó intacta la arquitectura de estilo inglés. Pintada de blanco, con los marcos de las ventanas en verde, se erige frente a los andenes que alguna vez fueron testigos el ir venir de los pasajeros.

Las vías ya no están desde 1978.
Cruzando el alambrado sólo queda la plataforma de lo que fue uno de los galpones de la estación, destruido en enero de 1974 cuando un tornado azotó a Udaondo. Allí se hacían bailes muy populares a los que concurrían jóvenes de distintos lugares de Cañuelas.

LA GUARDIA DEL JUNCAL
La Guardia del Juncal es un lugar ideal para los amantes del turismo agreste.
Está ubicada a 30 km de la planta urbana de Cañuelas. Para llegar se debe seguir la ruta 3 hasta el km 72 y allí tomar el camino de tierra que conduce a Gobernador Udaondo.

Es un campo de 140 hectáreas que originalmente funcionó como defensa contra los indios. Los trabajos del historiador don Lucio García Ledesma determinaron que la Guardia se formó hacia 1740. Acaba de ser ceclarada "Reserva Natural de la Provincia".

Posee un rancho construido en 1860, en el que vive el propietario de las tierras, Ronaldo Urruti. En una de las habitaciones funciona un museo en el que se exhiben piedras de boleadoras, puntas de lanzas y sables de blandengues, encontradas en el campo por el propio Urruti. También hay un arcón con restos de tierra recogida en todos aquellos sitios donde hubo batallas por la independencia. En el exterior todavía permanece un balde volcador para la extracción de agua, ideado por el ingeniero Carlos Pellegrini.

El rancho está enclavado en una tupida arboleda de moras, talas, casuarinas, árboles del cielo y un ombú de más de 200 años. A su alrededor se extiende un campo llano en el que vive una rica reserva faunística, compuesta de zorros, lagartos, mulitas, chajaes, loros, caranchos, carpinteros, tordos y zorzales; y dos dos lagunas pobladas por garzas y otras aves zancudas.

La Guardia es un sitio ideal para los turistas que quieren ver de cerca cómo se vivía en los ranchos de las pampas; o para realizar turismo de aventura, zafaris fotográficos, cabalgatas en caballos criollos o un simple paseo al aire libre.

El lugar no cuenta con luz eléctrica, baños (salvo una precaria letrina) ni proveeduría, por lo que se recomienda llevar las provisiones para el día. También se aconseja ir en compañía de un guía especializado de la Dirección de Turismo, ya que no existe señalización adecuada para llegar.

INFOCAÑUELAS.

Comentarios de los lectores