| INFORMACIÓN GENERAL

La financiación de las empresas, factor decisivo para la economía de un país

Pasan los años y continuamos inmerso en una lucha sin cuartel por el mantenimiento de nuestras posiciones en este sistema social que habitamos. Cada vez con más dificultades, con mayores problemas para acceder al mundo laboral para aquellos que quieren empezar, con los trabajos precarizándose cada día para los ya que tienen uno, con menos posibilidades de financiación para el que quiere progresar. Un mundo plagado de minas para el pequeño y mediano empresario que quiere subsistir.

En definitiva, ni el estado ni el mercado ayudan a establecer una base sólida en la que podamos desarrollar ni nuestras ideas ni nuestras empresas. A veces por falta de esa ayuda, que puede ser momentánea, el negocio se ve obligado a cerrar, acumulando pobreza en un país de por sí bastante empobrecido. Y es que un negocio sin recursos de financiación se moverá con dificultad bajo el peso de su propia deuda.  La financiación es el combustible sobre el cual marcha el negocio.

Sobre todo, se necesita un mecanismo de financiación para realizar cualquier procedimiento como emprendedor. Materiales, equipos de oficina, equipos humanos, un sitio web y tarjetas de visita… todo cuesta dinero y tiene que venir de alguna parte.

También para el negocio que lleva un tiempo ya establecido, cuando necesita preparar un salario para sobrevivir, para pagar a los empleados, si un mes no hay suficientes beneficios, servicios básicos que debe pagarse, seguros que deben comprarse y una larga lista de otros gastos que se deben pagar para que el negocio pueda sobrevivir. 

Si la empresa está fuertemente asentada y encuentra una buena oportunidad de crecimiento o de expansión, hay una demanda de nuevos productos o servicios, la expansión se convierte en una opción: una nueva ubicación, productos y la investigación de mercados, nuevos servicios y el personal adicional.

Para cualquiera de los casos empresariales anteriores, también se ve necesaria una financiación de urgencia cuando ocurre algún tipo de accidente: los incendios, las inundaciones, los tornados y los huracanes pueden causar estragos en un negocio y su balance final. Aunque el seguro cubrirá los eventos más catastróficos, las primas y deducibles deben ser pagados y es necesario que haya dinero en las arcas para pagar los salarios mientras que se repara en negocio. 

Incluso acontecimientos menos desastrosos pueden pedir una vez un gran desembolso en efectivo. Por ejemplo, el equipo se vuelve obsoleto y los ordenadores necesitan ser actualizados o cambiados. Una línea de crédito o tarjeta de visita corporativa con una tarifa especial puede ser útil en estos tiempos.

Por lo tanto, se hace necesario una vía de acceso a créditos rápidos, tanto para conseguir préstamos personales como para completar una inversión empresarial. Conseguir préstamos sin recibo de sueldo, se convierte en una odisea en la que no se puede esperar solución de los bancos tradicionales. Para pedir un préstamo sin nómina ni avales, se tiene que recurrir a las agencias de crédito como mycredit.com, agencia que lidera el mercado de microcréditos.

CÓMO CONSEGUIR DINERO DE MYCREDIT.COM

Como hemos podido comprobar, la necesidad de tener acceso a financiación desde el punto de vista personal, es de vital importancia para emprendedores, empresarios y autónomos, que necesitan invertir rápidamente, cuando la situación lo requiere, en sus propios negocios.

Un negocio no debe pararse por falta de liquidez y, los microcréditos que esta financiera ofrece, pueden marcar la diferencia entre la continuidad de la empresa o su cierre definitivo. Esta agencia lo sabe, por eso dispone de un procedimiento con una forma sencilla y ágil de permitir, de forma casi instantánea, acceder al crédito.

Si estás interesado en uno de estos microcréditos, solo tienes que entrar en la web y seleccionar el importe deseado, que puede variar entre $1.000-$3.000 como importe mínimo y máximo. Posteriormente, indicar cuanto tiempo vas a necesitar para devolverlo, entre 5 y 31 días, ideado para que se devuelva en el plazo de tiempo que lleva recibir la siguiente nómina.

Tendrás que rellenar el típico formulario online para pertenecer a su banco de clientes, solo con escribir nombre y apellidos, DNI, número de teléfono de contacto, dirección de email, situación laboral actual y número de cuenta bancaria en la que quieres recibir el dinero. El sistema comprobará los datos en pocos minutos y se te dará el visto bueno a la solicitud.

Por último, para que el dinero solicitado se transfiriera a tu cuenta bancaria en cuestión de minutos, tienes que saber que además de la obligación de tener una fuente de ingresos estable y demostrable, es necesario que reúnas otros tres sencillos requisitos para que tu solicitud sea aprobada. Tener más de 21 años y nacionalidad argentina y, el último, es ser titular de una cuenta bancaria que no corresponda a un plan social.

Nada más, ya puedes tener dinero rápidamente para solucionar una urgencia a nivel personal o empresarial.

Comentarios de los lectores