| POLICIALES

Habrá una marcha por dos casos de abuso sexual

Será este lunes a las 17. Las víctimas son una nena del barrio Libertad, abusada por su padrastro; y otra del primero de Mayo, abusada por su abuelo.

Dos madres cuyas hijas fueron víctimas de abuso organizan una marcha en reclamo de justicia. Será este lunes 17 de abril a las 17 hs. en la plaza San Martín.

Una de las víctimas es una niña del barrio Libertad, de 6 años, abusada por la pareja de su madre; y la otra es una nena del barrio Primero de Mayo de 10 años que hace dos fue manoseada por su abuelo en una oportunidad en que la menor quedó bajo su cuidado.

Las madres junto a un grupo de vecinos y amigos de las familias se manifestarán en la plaza en reclamo de justicia, pidiendo la detención de los abusadores, ya que en ambos casos se encuentran en libertad.

Asimismo, participará de la marcha la mamá de Jhostin Condori, el niño ahogado en la pileta Santa Marta durante la colonia de verano. Su caso también permanece sin avancen claros.

"ALGO DE MI PASADO"

El 25 de octubre de 2016 Natalia Zamudio se encontraba con su hija, por entonces de 10 años, mirando una película. De pronto la nena expresó: "Mamá, te tengo que contar algo de mi pasado". La frase sorprendió a Natalia, que no pudo evitar una sonrisa. Al cabo de algunos minutos su sorpresa se transformó en una mezcla de indignación, rabia y miedo.

"Me contó que en una oportunidad en que la dejé con su abuelo cuando fui a la Fiscalía para denunciar que mi hermanastro me quiso violar, ella se quedó sola con él y que el abuelo ´Topo´ la violó. Tengo la declaración que hice en la Fiscalía, eso fue el 12 de marzo de 2014. Me dijo que nunca dijo nada antes porque tenía miedo de que no le creyéramos" relató Natalia a InfoCañuelas.

Por el relato de la nena, "ella estaba en la cama durmiendo y cuando despertó el abuelo la estaba tocando con la mano y con ´eso´. A ella le dolía pero no llegó a penetrarla. Ese día ella decía que le ardía para hacer pis, pero en ningún momento imaginé que había pasado algo así".

Natalia sostiene que en estos dos años su hija tuvo un rendimiento escolar errático y que nunca imaginó que podía estar relacionado con ese incidente. "Cuando me contó lo de su abuelo, fue como un desahogo, empezó a mejorar en el colegio. Tuvo un cambio importante".

A nivel judicial, Natalia logró, hace unos días, una restricción de acercamiento de 200 metros contra el denunciado, José Alvarez, de 69 años, quien vive a sólo 100 metros de su casa. "El papá de mi nena por suerte está de nuestro lado, pero el resto de la familia protege a este hombre. A partir de la denuncia mi nena se quedó sin familia paterna".

"Todavía falta que mi nena declare en Cámara Gesell, pero hasta el momento en todas las entrevistas que le hicieron psicólogos, la conclusión es que está diciendo la verdad", concluyó Natalia.

EN EL BARRIO LIBERTAD

El segundo caso ocurrió en Guido Spano al 2500, donde viven Verónica Analía Rodríguez, de 27 años; su pareja desde hace cuatro, Claudio Espíndola; una niña de 6 años (hija de Verónica) y un niño de 2.

De acuerdo a lo relatado por Verónica en su denuncia ante la Fiscalía de La Plata el 7 de abril, su hija se le acercó un día con un libro simulando que se filmaba las partes íntimas.

Al ser interrogada sobre esa extraña actitud, la nena se quebró y contó que su "papi" (tal como denominaba a Espíndola) la obligaba a desnudarse; que "se le tiraba encima" y que "le ponía" sus genitales.

Explicó además que no recibió desde la escuela primaria a la que concurre la menor ninguna notificación sobre conductas anormales.

A partir de la denuncia, Espíndola, de 35 años, empleado en una fábrica de margarinas sobre la ruta 205, se encuentra prófugo de la justicia. Lo definió como una persona "agresiva" y "adicto al bingo".

INFOCAÑUELAS

 

Comentarios de los lectores