| POLICIALES

Se conocieron los detalles del bestial ataque a una mujer en el barrio Belgrano

Dos familiares le dispararon, la pasaron por encima con una camioneta y la golpearon con piedras frente a sus hijos de 5 y 7 años.

María Sol Velázquez, trasladada a Cañuelas.

El barrio Belgrano, en el partido de Cañuelas, fue escenario de un caso de violencia de género con niveles de crueldad nunca vistos. Según allegados, María Sol Velázquez, 27 años, viuda y madre de tres hijos, fue salvajemente atacada por dos parientes que luego de efectuarle disparos la pasaron por encima con una camioneta y la apedrearon en la cabeza frente a sus chicos de 5 y 7 años hasta dejarla malherida e indefensa en medio de un descampado. La intervención de algunos vecinos que escucharon los tiros, se acercaron al lugar y llamaron a la policía evitó que el incidente terminara en una tragedia mayor.

Con la descripción de los agresores la policía interceptó en las inmediaciones una Ford Ranger azul y detuvo a sus dos ocupantes, Ramón "El Chango" Pérez (cuñado de la víctima) y a su esposa Cecilia Verde, quienes permanecen detenidos. 

Una amiga de María Sol habló con InfoCañuelas y brindó algunos detalles que revelan la oscura trama detrás de este caso.

Según esta amiga, el esposo de María Sol, hermano de Pérez, murió en un accidente vial hace unos tres meses y desde entonces la chica se ocupa de criar unas vacas y elaborar quesos para mantener a sus hijos de 7, 5 y un bebé de un año y medio.

"El Chango Pérez, que siempre tuvo protección de algunos policías de Máximo Paz, no paraba de molestarla y le sacó algunas vacas. Ella se las fue a reclamar y ahí empezó la bronca entre ellos. Hace unos días María Sol me vino a ver para ver si podía guardar las vacas en mi campito, porque yo estoy en Cañuelas y es más seguro" relató la amiga.

El arreo tenía que hacerse con gran sigilo ya que la chica vive a solo 100 metros de la casa de su cuñado. El miércoles 6 de septiembre las sacó al mediodía, como si saliera a pastorearlas, acompañada por sus hijos de 5 y 7 años.

"Agarró para el lado de Cañuelas y primero se le acerca una camioneta con cuatro personas que le mostraron un arma y la amenazaron. Después apareció el Chango con la mujer. Le dispararon, pero uno de los tiros pegó en el caballo, que corcoveó y la tumbó al piso. Ahí la pasan por encima con la camioneta medio en diagonal, pisándole las dos piernas. Por milagro no le rompieron la columna. En las botas quedaron las marcas de las ruedas. Luego se bajó la mujer del Chango y le empezó a dar con un gran cascote en la cabeza, mientras las criaturitas lloraban y gritaban ´dejen a mi mamá´. La mujer insulta a los nenes y el tipo empieza a tirarles tiros desde la camioneta y ahí mi amiga les grita que corran".

Estos disparos habrían alertado a vecinos que viven a varios metros del lugar del incidente. Cuando aparecieron algunas mujeres, los agresores se retiraron, no sin antes proferir amenazas. "Gracias a Dios le dejaron el teléfono para pedir ayuda y se acercó gente, porque de lo contrario se podría haber muerto abandonada en el medio de la nada".

La escena más triste ocurrió minutos más tarde cuando la policía llegó al lugar y los dos niños consolaban a su madre tendida en el piso sin poder moverse. El nene de 5 años, vestido de gauchito, se sacó el pañuelo del cuello para secarle las lágrimas.

El viernes María Sol fue trasladada a La Plata donde le realizaron una tomografía que no detectó daños a nivel cerebral como producto de las pedradas. Sí son importantes los daños en sus piernas, que requerirán la colocación de clavos para reconstruirlas.

 


El momento en que la policía llega al lugar del ataque.

 

INFOCAÑUELAS

 

Comentarios de los lectores